La Escuela Historia e información sobre la Escuela
Información Sobre cursos, encuentros y otras actividades
Noticias Noticias y actualidad de la Escuela
 
 
XXVIII Escuela de Salud Pública de Menorca
Del 18 al 27 de septiembre de 2017
Llatzeret de Maó (Menorca)
Institut Menorquí d'Estudis - Camí des Castell, 28 - 07702 Maó (Menorca) - Tel. 971 351500 -
LOGO
       

Con prevención se puede reducir hasta en un 70% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

25/09/2017

Con prevención se puede reducir hasta en un 70% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares<br/>
Cada año 120.000 españoles padecen un síndrome coronario agudo. Dentro de este grupo, 30.000 personas mueren antes de llegar al hospital, por lo que poco se puede hacer por ellos. La mala noticia es que esta proporción de muertes súbitas apenas ha cambiado nada en los últimos 30 años. Pero la buena noticia es que, de los que llegan al hospital, la mortalidad ha bajado del 18% en 1978 a un 4% actual. Estas cifras dan idea de hasta qué punto las enfermedades cardiovasculares son un problema de salud pública que debe abordarse, y no basta con instalar desfibriladores. Así lo afirman los expertos Jaume Marrugat de la Iglesia y Roberto Elosua Llanos, del Institut Hospital del Mar d’Investigacions Mèdiques (IMIM), que imparten estos días un curso en la Escola de Salut Pública de Menorca sobre la importancia de la prevención de la enfermedad cardiovascular.

La prevención se puede hacer desde el propio individuo, identificando a las personas que tienen un riesgo más elevado y actuando según cada caso, o a nivel poblacional con medidas que afectan y benefician a todos como la ley antitabaco, la aplicación de impuestos a bebidas azucaradas, el control de grasas saturadas en los alimentos, la promoción de la actividad física, etc. “Todo lo que a nivel personal puedes hacer para reducir el riesgo de tener una enfermedad cardiovascular depende de tu propia voluntad: hacer ejercicio, perder peso, dejar de fumar, comer bien… Y esto a veces cuesta porque tendemos a buscar solución en los fármacos”, exponen.

Se calcula que la práctica de actividad física (con caminar 30 minutos al día es suficiente) reduce en un 20-30% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares; controlar el colesterol otro 21%, controlar la presión arterial otro 10%, y la diabetes otro 30-40%. “No hay estudios que sumen todos los factores pero calculamos que combinando estas acciones preventivas seguramente se puede reducir hasta en un 70% el riesgo cardiovascular”, indican ambos expertos.

Factores de riesgo

El tabaco, tener la presión arterial y el colesterol altos, y la diabetes son los principales factores de riesgo. También influyen la obesidad, la dieta, o el ejercicio físico. Uno de los factores más determinantes son la edad (a partir de los 55 años) y el sexo (las mujeres tienen un menor riesgo cardiovascular, sobre todo en su etapa fértil) pero, como Marrugat y Elosua recuerdan, no hay que esperar a cuidarse al llegar a los 60: “Es importante no comenzar cuando ya estás en peligro sino 30 años antes. Hay que ir mirando ya a los 30 la presión arterial, el colesterol y el azúcar, y adoptar estilos de vida saludables. Los médicos de cabecera ya lo hacen durante las consultas rutinarias pero es algo de lo que todos debemos ser cómplices. Lo bueno es que la sociedad se mueve hacia el empoderamiento de la gente, es decir, tener la capacidad y el conocimiento para poder decidir sobre tu vida, controlar lo que quieres y cómo quieres ser”. En cuanto a la edad, se ha demostrado que la arterioesclerosis empieza ya en la infancia o incluso dentro del útero cuando las madres son fumadoras. “La velocidad a la que después progresa depende de nuestra exposición a los factores de riesgo”, añaden.

Por otra parte, se ha visto que en un 40% de los casos de riesgo hay un componente genético. Estos factores no se pueden modificar pero sí ayudan a determinar quién tiene un riesgo más alto. Sin embargo, “no es determinista, puedes tener un poco más de riesgo pero padecer un problema cardiovascular depende de múltiples factores; cómo vivimos y lo que hacemos afecta a la estructura del ADN y puede influir en que surjan cosas nocivas o positivas”.

Nuevas investigaciones

Todas las enfermedades cardiovasculares están muy relacionadas con el proceso de la arterioesclerosis y en él juegan un papel muy importante el nivel de colesterol y el nivel de inflamación general del cuerpo. “Hasta ahora había evidencias que los fármacos para reducir el colesterol eran eficaces para reducir el número de infartos de miocardio, pero desde hace apenas un mes hay también evidencias de que algún fármaco que reduce el nivel de inflamación, también es eficaz para reducir infartos de forma independiente. Estos nuevos mecanismos pueden contribuir a mejorar el escenario”, anuncia Roberto Elosua.

En cualquier caso, Marrugat y Elosua coinciden en que el futuro pasa por intentar reducir aún más las enfermedades vasculares y a intentar que, si la enfermedad aparece, lo haga más tarde y sea menos grave. La concienciación y la prevención son claves porque de cada vez vivimos más años y, incluso si alguien sobrevive a un infarto, la calidad de vida posterior que tiene ahora es muy mala. “Debemos cuidar nuestro propia vida futura a 10, 20 o 30 años vista”.

 
SOCIAL MEDIA
           
Organizan:

Consell Insular de Menorca GOIB UIB UIMP
Colaboran:

GOIB
Institut Menorquí d'Estudis - Camí des Castell, 28 - 07702 Maó (Menorca) - Tel. 971 351500
Gobierno de España Gobierno de España